La importancia de la lencería

29 mayo, 2016

Las mujeres solemos apostar por la lencería sensual cuando queremos sentirnos sexys, esto no siempre es posible. En ocasiones estamos más pendientes del diseño y no de la comodidad, algo que podemos pagar, lo mismo se podría decir de cometer el error de comprar duros a cuatro pesetas.

La lencería de barrio

Una buena amiga del trabajo me recomendó comprar en Lencería Paqui, la cual te da tanto la opción de compra online, donde puedes adquirir sus artículos y te los envían donde quiera que vivas o pasarte por sus tiendas físicas en Alcorcón y Leganés. Para los que viváis lejos el que tenga tienda física ya aporta algo más de confianza, son profesionales de esto e incluso podéis llamar para consultar dudas donde os responderán muy amablemente como a mi suegra que viven en Valladolid y compró online unos conjuntos muy monos.

Están a la última, así que vas a poder conseguir todo lo que quieras, aunque más allá de modas o tendencias, debes ser tu misma y apostar por una lencería que sea cómoda, de no estarlo estarías cometiendo una equivocación. Voy a darte unos consejillos por si tienes dudas:

  1. Debemos encontrar nuestro estilo: Ante todo debemos ser nosotras mismas, busca el estilo donde se refleje tu personalidad y te encuentres cómoda, analiza que partes quieres resaltar de tu cuerpo y cuales prefieres disimular.
  2. Elige bien la talla: Por descontado es básico que te siente bien la prenda, la talla importa, lo mismo que el color.
  3. Ser uno misma es básico: Vas a lucir de esta manera mucho más sexy, ¿para qué vas a captar la atención de alguien como si fueras atrevida cuando eres más bien tímida? Puede ocurrir que la otra persona si forme ideas equivocadas y eso no es bueno. Debemos actuar y llevar las cosas con naturalidad.
  4. Debes complementar tu look: Además de tu lencería, apuesta por otros complementos, caso, zapatos y peinado, maquillaje en consonancia, etc.
  5. No nos pasemos: Algo que hay que tener claro en la sensualidad es no pasarse, evitemos que sea recargado. Usar muchas piezas no suele funcionar ya que puede ser contraproducente y puede ocasionar distracciones.

Después de estos consejos que te hemos dado seguro que tienes un poco más claro como debes actuar a la hora de seleccionar la lencería más sensual. Las posibilidades son variadas, pero la decisión última debe ser tuya. Como decíamos, lo mejor es que te sientas cómoda y a la vez atractiva. No funciona el aparentar ser algo que uno no es, eso por descontado.

La apuesta por la calidad hará que al final termines ahorrándote un dinero que siempre viene bien, las malas marcas terminan pagándose caro. Al final duran menos tiempo y la verdad sea dicha se ven peor, además en ocasiones hasta pueden producir alergias como me pasó a mi hará unos dos años.

Así que ya sabes, si quieres cautivar apuesta por una lencería que saque lo mejor de ti misma, que diga mucho de ti y que sea sugerente.