Los Trámites más Frecuentes en Importación y Exportación

1 marzo, 2017

Debido a mi facilidad por los idiomas, mi pasión por viajar y, el haber cursado estudios de Económicas, la verdad es que tenía todo lo que necesitaba para terminar dedicándome al sector de Importación y Exportación.

Si bien, acabar trabajando como consultora en Comercio Internacional llegaría después de una amplia trayectoria y la creación de una empresa de Importación de Alfombras Persas.

Aún a día de hoy, me paro a recordad mis inicios, y como un viaje a Irán, unido a una suma de factores mezcla de coincidencia y suerte me ayudaron a desarrollar un próspero negocio.

Fue en mi visita a Sardroud, que se encuentra al noroeste de Irán, y conocida como la capital de las alfombras que no se pisan. Se trata de un peculiar submundo dentro del universo de las alfombras persas.

Allí se refieren a la creación de estas alfombras “tapiz” como “un arte dentro de otro arte” porque a diferencia de las alfombras convencionales, los tapices que se fabrican en esta ciudad se cuelgan en la pared, como un cuadro.

Con ilustraciones de la Naturaleza, situaciones cotidianas y reproducciones de obras de arte famosas. Todo el proceso de fabricación de estos tapices de incomparable belleza se realiza a mano, en este arte de tradición milenaria que va pasando de generación en generación.

Cuando visité la ciudad y vi estas alfombras me enamoré perdidamente de ellas, tenían una gran calidad, había algo en ellas que las hacía únicas y sabía que podían tener éxito si las trataba de vender en España. Sobre todo, en círculos selectos y en decoración de interiores de los lugares más exclusivos.

Siempre había tenido muy buen ojo para encontrar productos únicos y sabía que esta era una oportunidad única, así que puse todo mi empeño en importar un par de alfombras. Por aquel entonces era completamente inexperta, así que esa inexperiencia me costó cara, pero, no cabe duda, de que la única forma de aprender pasa por el prueba-y-error.

Tardaría en realizar el proceso sin intermediarios, pero al principio tuve que pasar por el aro y es que, entre el papeleo, las facturas y todos los trámites que te hacen pasar en aduanas casi me vuelvo loca.

Eso sí, ahora que soy una experta en el tema no me parece para tanto, pero, en aquella época, mataría por tener a mano a alguien que conociera tan bien los entresijos para Importar o Exportar artículos.

Por suerte, mi hermana tenía una amiga trabajando en Star-cargo, una empresa de transportes de Madrid, expertos en la gestión del transporte aéreo, marítimo y trasporte terrestre internacional y con amplia experiencia enviando productos a cualquier parte del mundo.

Se trata de una empresa que actúa como agente de carga así que tienen presentadas ante Aduana sus garantías, lo que les permite efectuar los trámites a su nombre, sin necesidad de tener que acudir a un intermediario, lo que, claramente, encarece aún más los costes.

No me lo pensé y empecé con esta empresa, de la que tenía tan buenas referencias. Más adelante aprendería a hacerlo todo por mí misma pero no antes de comprender las mil y un gestiones que hay que tener en cuenta.

EORI y DUA. Dos conceptos claves en Comercio Internacional

En una economía cada vez más globalizada las exportaciones e importaciones están a la orden del día en la actividad de empresas y autónomos, sin embargo, aspectos como la vasta documentación necesaria y los impuestos aduaneros dificultan la comprensión del proceso tanto de venta exterior como de la recepción de bienes y mercancías.

En primer lugar, para internacionalizar tu negocio mediante exportaciones, o como en mi caso, dedicarte a la importación tienes que estar inscrito en el Registro Especial de Operadores de Comercio Exterior (REOCE) del Ministerio de Economía y Competitividad.

Además, si es la primera vez que exportas conviene tramitar en la Agencia tributaria la confirmación o ampliación del impuesto sobre Actividades Económicas (IAE).

Son muchos los certificados, solicitudes, documentos administrativos obligatorios para realizar trámites de importación y exportación.

Si cabe, dos de los conceptos básicos, para empezar, es el EORI siglas de Economic Operator Registration and Identification Number, número de identificación asignado por la autoridad aduanera y único en todo el territorio europeo para empresas y personas registradas como exportadores e importadores.

Este número es indispensable para el correcto funcionamiento de las transacciones comerciales en aduanas. Si te olvidas de este número, el envío del producto no se realizará con todos los costes que puede llegar a suponer este despiste.

El otro documento es el DUA, Documento único Administrativo que es la declaración de importación o exportación en soporte de papel que será requerido en la aduana.

Se trata de dos denominaciones de las que conviene no olvidarse para evitar más de un problema en los trámites de Comercio Internacional.

 

 

 

 

Deja un comentario