Dismobel, tradición y vanguardia

Dismobel, tradición y vanguardia

Una de las empresas que ha sabido granjearse buena fama en el sector del mueble es Dismobel. Aunque nació en La Torre de Esteban Hambrán (Toledo), tiene también delegaciones en Madrid, donde se ha hecho hueco en base a la calidad y amplitud de catálogo con la que cuentan.

Lo mejor en estos casos es conocer un poco de la historia de la empresa, así que vamos con ella.

Historia de Dismobel

En 1950 la empresa fue creada por D. José Villegas Lobón, un carpintero ebanista que se dio cuenta de la gran necesidad de fabricar muebles en un momento en el que las familias de nuestro país tenían muchas carencias y de paso se industrializaba su pueblo.

La empresa fue creciendo en los 50 y 60, aprovechando el gran despegue económico que tuvo España por el turismo y el desarrollo que fue creciendo. La fábrica aumentó el número de pedidos, tanto de empresas como de particulares. Todo ello repercutió en el crecimiento de la empresa.

En 1976 se crea la primera tienda con la llegada de la marca Fabrimobel, que estaba a 5 km del pueblo en Santa Cruz del Retamar en Toledo. Aquí podían verse en su exposición de más de 2500 m2 todo tipo de muebles para el hogar.

Además de esto, se hicieron actividades novedosas, caso de la fabricación de madera de pino para los sofás y sillones o bastidores para el mobiliario realizado en mimbre y con el que se pudo afrontar la crisis en 1977.

Los años 80 trajeron nuevos aires y la economía volvió a crecer, con lo que se dio una elevada demanda de mobiliaria. Esto continuó en la década de los 90, donde en 1992 crearon en Villaviciosa de Odón (Madrid), una segunda tienda, de 350 m2 dedicada íntegramente a la decoración de los hogares y todo tipo de muebles.

El siglo XXI introdujo cambios en la sociedad española, lo que hizo que se fueran adaptando a las nuevas exigencias del mercado. Todo ello se pudo ver en 2014, donde han creado un modelo nuevo con la marca Dismobel y que además de las dos tiendas físicas tiene en la web online un enorme catálogo de más de 10.000 productos donde se pueden contar infinidad de productos, no solo para el hogar, también para la empresa.

La ventaja de la experiencia

Estamos ante una empresa con una ya dilatada historia y que además ha podido volcarla en su tienda online, desde la que de forma sencilla uno puede elegir el mueble que quiera y adquirirlo.

Una empresa donde los valores tiene mucho que decir

El optar por la modernidad no quiere decir que se enfríe el tradicional trato al cliente. En la web si se quiere, es posible contactar con los profesionales de Dismobel para que le asesoren sobre el mueble y las posibilidades existentes.

Cuentan con pasión con lo que hacen

Se encargan de crear o seleccionar productos para sus tiendas, lo que hace que lo más innovador en el sector del mueble tenga su sitio en su negocio, algo de lo que se benefician sus clientes.

Objetivos cumplidos para su clientela

Enfocados a la satisfacción del cliente desde sus primeros años, en su trayectoria han ido forjando una manera de hacer que ha hecho poner siempre en lo más alto las necesidades de los que confían en ellos para amueblar su hogar o empresa. Esto al final marca la diferencia y en muchas ocasiones tienen relaciones de confianza durante muchos años con sus clientes.

Apuesta por la economía y la gestión sostenible

En estos tiempos que vivimos, la preocupación por el medioambiente es grande en todos los sectores. Cada empresa debe poner su granito de arena, lo mismo que cada uno de nosotros. Un dato positivo de Dismobel, es que ellos promueven y desarrollan un tipo de gestión sostenible donde se tienen en cuenta las consecuencias que su actividad tiene en las generaciones futuras. Por todo esto, los fabricantes usan madera proveniente de bosques gestionados de manera sostenible.

Como puedes ver, Dismobel es una empresa seria, algo muy a tener en cuenta y que es ejemplo no solo para el sector del mueble, también para toda empresa en Madrid que quiera prosperar y tener una trayectoria de éxito como la que tienen ellos

Deja un comentario