La Piscina: Una inversión que aumenta el valor de cualquier casa rural

7 julio, 2020
La Piscina: Una inversión que aumenta el valor de cualquier casa rural

Las casas rurales son una excelente oportunidad de negocio, pues aunque indiscutiblemente requieren de una importante suma de dinero para comenzar, es una entrada de dinero constante, que a largo plazo va no solamente a pagar la inversión, sino a generar ganancias.

Una casa rural  es un establecimiento que presta servicio de alojamiento temporal en viviendas rurales, en régimen de habitaciones o de cesión de la vivienda entera, según las modalidades y los requisitos definidos por reglamento. Sin embargo, las casas rurales tienen unas ventajas y desventajas ante otro tipo de alojamientos, y que dependerá de las necesidades propias de los viajeros.

Para lograrlo, es importante que la casa rural cuente con todas las comodidades para que los inquilinos, disfruten del tiempo que allí se encuentren. De esta manera, el ritmo de visitantes se va mantener, generando ganancias que permitan no solamente recuperar la inversión que se hace, no solamente en la propiedad, sino en el mantenimiento constante que necesita para poder prestar un servicio óptimo.

Si algo hay que considerar antes de iniciar un negocio basado en las casas rurales, es que tenemos que buscar la manera de que se mantenga ocupada constantemente, no solamente en verano. Por lo que lo ideal es contar con comodidades que sean funcionales durante las cuatro estaciones del año, por lo que, a su vez, hay que pensar en los extremos, es decir el frío y el calor.

Si vamos a considerar el frío como un factor al que debemos tomar en cuenta, hay que pensar en cómo vamos a combatir, si con calefacción central, chimeneas, mantas eléctricas, etc. Siendo así, también debemos considerar el calor extremo del verano, y las piscinas son una manera no solamente de generar más confort en el visitante, sino también de darle un valor económico a la propiedad como tal, así como también más posibilidades de tener la casa llena durante el verano.

Para hablar de los beneficios y del valor que una piscina le da a cualquier casa rural, hablamos con los especialistas en cubiertas de piscina de Cupoola, quienes en su experiencia en el campo, son los indicados para hablarnos de este tema

Piscinas y casas rurales

Existen diferentes tipos de piscinas que se adaptaran a las necesidades y a los presupuestos que pueden invertir los propietarios en la instalación de una. Por ello, comentaremos cuales son los tipos de piscinas que podemos tener en nuestra casa rural:

  • Desmontables elevadas: Es una de las opciones más económicas. Además del precio, su instalación es sencilla y rápida, presentan una larga duración y se puede desmontar, por lo que se gana espacio fuera de la época estival. Aunque se suelen ubicar sobre la superficie, también se pueden enterrar e integrar la piscina con el entorno de la casa.
  • Piscina de obra o enterradas: Son las preferidas, pero también las menos económicas. Se trata de una construcción, que se inicia con la excavación del terreno y a la que se le van añadiendo capas de estructura, aislantes y filtros necesarios. En los últimos años ha crecido la demanda de piscinas de hormigón gunitado, una técnica que permite una mayor impermeabilidad.
  • Piscina prefabricada: Tienen un menor coste porque no se utiliza hormigón y se asientan sobre una base nivelada de grava. Los materiales utilizados son el plástico, la fibra de vidrio o el acero y se ha preferido para espacios como áticos, porque no exige un soporte especial y el mantenimiento es más sencillo.

Cubrir las piscinas puede ser una decisión acertada, no solamente porque se está protegiendo la inversión hecha en la piscina, sino que también es una forma de utilizar el espacio en invierno, si se usa una cubierta plana para piscina el diseño te permite ganar espacio al jardín debido a su cerramiento. Lo que significa que ese espacio puede ser utilizado como parte del jardín durante el otoño y el invierno. Una forma elegante y discreta pero sobre todo, inteligente de aprovechar el espacio durante todas las estaciones.

Presupuesto y licencias de construcción

Es importante tener a la mano una referencia en lo que se refiere a costos para poder tomar una decisión, sin embargo, aunque podemos compartir alguna información, siempre es indispensable buscar varias empresas de construcción que nos permita tener un abanico de posibilidades y de presupuestos para que podamos elegir el que mejor se adapte a nuestras posibilidades:

  • Piscinas Desmontables: No se requiere excavación. El presupuesto puede girar en torno a los 6.000 €. Suele ser el coste de las que utilizan materiales como el caucho, lona o paneles de madera en su construcción.
  • Piscinas Enterradas: En torno a 12.000 €. Son piscinas enterradas con estructura prefabricada en las que se utilizan materiales como el hormigón o el acero. Requieren excavación.
  • Piscinas de Hormigón Gunitado: Pueden llegar a costar 30.000 € o más. La gama alta de las piscinas y claramente las más costosas, pues utilizan una técnica de construcción con cañón que permite construir un muro sobre cualquier superficie e impermeabilizar totalmente el “vaso” de la piscina.

Con respecto a las licencias o permisología para la construcción, debemos solicitar una licencia; que la concederá el Ayuntamiento. Lo que marca la diferencia, a grandes rasgos, es que la construcción de la piscina se considera obra mayor u obra menor. Esto viene condicionado por las dimensiones o el volumen de la piscina. Por ejemplo, si tiene una superficie igual o menor 21 m2, se considera obra menor y si es superior se considera obra mayor.

En caso de ser una obra menor, el impuesto municipal será del 4%; mientras que si nuestra piscina, por sus medidas, es calificada como obra mayor, habrá que abonar un impuesto del 6% del presupuesto de la obra, sin embargo, algunos de los requisitos generales son:

  • Presentar un proyecto técnico de la piscina al Ayuntamiento.
  • El terreno debe ser edificable.
  • Distancias seguras desde la piscina al vial y al límite vecinal.
  • Cumplimiento del Reglamento de Baja Tensión en la instalación eléctrica.
  • Normalización de las conexiones de los desagües con la red municipal de aguas residuales.

Ubicación de las piscinas en casa rural

Hay algunos consejos para encontrar la ubicación ideal de la piscina, y los compartiremos, sin embargo, lo ideal que se sean los especialistas quienes nos digan dónde es mejor colocarla según el espacio del que disponemos

  • Se recomienda situar la piscina en el lugar que recibe el mayor número de horas de luz solar: hacia el sur o sureste.
  • Si hay árboles cerca del emplazamiento elegido, conviene replantear la situación. Las raíces de los árboles podrían socavar la estructura de la obra con el tiempo.
  • Como medida de mantenimiento, también conviene no ubicar la piscina bajo árboles de hoja caduca, que ensucian el agua y atraerá a los insectos.
  • Conviene evitar la zona donde apriete más el viento, porque contribuye a evaporar el agua y reduce su temperatura.

Manutención de una piscina en casa rural

La manutención de las piscinas debe tomarse muy en serio, sobre todo si será utilizada por muchas personas durante mucho tiempo y de forma constante, por lo que el cuidado y la higiene debe ser primordial. Esto también requiere una inversión constante en materiales, la limpieza dependerá en muchos casos del tipo de piscina y del sistema con el que trabaje, sin embargo, compartiremos con ustedes las medidas generales de limpieza:

  • Limpieza semanal: Este tipo de limpieza es superficial, es cuestión de quitar las hojas de los árboles o toda aquella suciedad que el viento pudiera haber depositado en el agua. Es importante aspirar la piscina todas las semanas de forma que se pueda quitar toda aquella tierra y polvos finos que pudieron haberse asentado en el fondo. Este es un trabajo que puede hacer el propietario, pues no tiene ningún tipo de dificultad y haciéndolo, se ahorra cancelar la mano de obra de quien realice el trabajo.
  • Limpieza mensual: Se le da un tratamiento especial, que evita que se convierta en un estanque verdoso y sucio en el que no podremos nadar. Para esto es necesario suministrar cloro, balancear el PH y cristalizar el agua. Los materiales para la limpieza tendremos que reponerlos cada cierto tiempo, lo que implica una inversión constante. En este caso, contrario a la limpieza semanal, lo ideal es que busques asesoramiento sobre cómo hacerlo de la forma más adecuada, y así no contaminar el agua o estropear los filtros.
  • Anualmente: Debemos vaciar y lavar la piscina con productos específicos para prepararla para los meses inactivos; así como desinfectar y lavar el vaso de la piscina. Antes de llenar la piscina con agua limpia, hay que prestar atención a ver si hay grietas y en caso de que eso ocurra, deben repararse para evitar filtraciones y sobretodo, evitar la contaminación del agua. Para este procedimiento anual, también se recomienda la ayuda de un especialista, de forma que si se necesita hacer una reparación o algún mantenimiento especial, se haga con la seguridad y los protocolos necesarios.

Las piscinas son indiscutiblemente una inversión importante y que de momento puede ser un golpe fuerte para las cuentas bancarias de los propietarios, sin embargo, una piscina garantiza el flujo constante de visitantes en los meses calurosos, pero también le genera un aumento muy grande en el valor económico de la propiedad.

 

 

 

Deja una respuesta