Beneficios para el cuerpo de la sal marina

15 noviembre, 2021
Beneficios para el cuerpo de la sal marina

Existen multitud de beneficios que son atribuidos a la sal marina, pero que no se han comprobado por la ciencia.

¿Conoce la sal marina?

La sal marina es obtenida cuando se evapora el agua del mar o los lagos que tienen agua salada. Con una textura de mayor grosor y también crujiente que se usa a nivel gastronómico para hacer diferentes clases de recetas. De igual forma suele ser agregar a los exfoliantes de carácter corporal y demás productos.

Por el gran crecimiento que tuvieron los anuncios de publicidad, esta clase de sal pasó a ser popular por ser una alternativa a la clásica sal de mesa común, que suele asociarse con multitud de problemáticas en materia de salud. Se decía que era una sal que tenía menor cantidad de sodio y que estaba llena de nutrientes de lo más beneficiosos.

Eso sí, la sal de mesa y las sales marinas llegan a tener casi un 40% de sodio en peso y las recomendaciones a nivel de consumo no son diferentes entre una y otra versión.

¿Qué es la sal marina?

Dispone, como nos dicen los expertos de sal marina de humanesguilleneurosal.com, cuenta con unos elevados niveles de sodio. Por este motivo, los consejos de consumo son los mismos que las de la sal de mesa más tradicional.

¿La sal marina es más beneficiosa que la sal de mesa?

Lo cierto es que no, pese a que muchas personas han hablado de ella como un alimento destacado, la verdad es que su composición a nivel nutricional no es muy distinta que la de la sal de mesa. Quizá la mayor distancia se encuentra entre la labor, textura y procesamiento.

Por lo tanto, mientras que la sal marina es obtenida de la evaporación del agua del océano mediante un mínimo procesamiento, la sal de mesa se extrae de los depósitos de sal a nivel subterráneo, atravesando algunos tratamientos en los que se eliminan minerales y son añadidos los aditivos.

Beneficios que son atribuidos a la sal marina

Por la confusión generada por los anuncios de publicidad respecto a la sal marina, muchas personas han asumido que era una sal que tenía importantes beneficios sanitarios. Aquí es donde sabemos que se está exagerando, puesto que la composición a nivel nutricional es prácticamente la misma que la sal de mesa.

El sodio, con independencia de la fuente que se obtenga, es un mineral que se necesita para estar con buena salud, eso sí, no superior a 5 gramos diarios. Es posible que nos ayude en las funciones siguientes:

Equilibrio de los líquidos y electrolitos del organismo

Regulación de la presión arterial

Contribución a la función nerviosa y muscular.

Cuando se consume el sodio en dosis a nivel moderado, es bueno para la salud y prevenir enfermedades, pero también es cierto que muchos lo comen en exceso.

Beneficios no comprobados de la sal marina

Debido al contenido en minerales, que son distintos de la sal de mesa, a la sal marina se le atribuyen grandes beneficios para la salud. Aunque muchas de estas propiedades fueran en su tiempo exageradas. Desde fortalecer a las defensas, regular la digestión o aliviar las enfermedades de la piel.

Por el momento, no hay evidencias que no digan que ingerir sal marina tiene una serie de beneficios sobre nuestra salud, por lo que, lo mismo que otra clase de sales, se debe comer con moderación y de ningún modo debemos pensar en ella como una cura o un tratamiento alternativo para muchas enfermedades.

Recomendaciones de la organización mundial de la salud (OMS)

LA OMS ha advertido que el consumo de socio en exceso se asocia directamente con la hipertensión y un riesgo más importante de contraer enfermedades de tipo cardíaco y también de accidentes cerebrovasculares. Por este motivo, es interesante pensar en ello:

Los adultos deben consumir menos de 5 gramos de sal al día.

Siempre que se puede, que esté fortificada con yodo, pues es importante para que haya un desarrollo sano del cerebro en el feo y para la función del tiroides.

Debemos dejar de pensar que la sal marina es mejor que la de mesa, solo porque sea natural. Hay que ver también una revisión de las etiquetas de los alimentos, pues bastantes son muy ricos en sodio. No se debe añadir sal mientras que se preparan los alimentos en cuestión.

Después de todo lo que hemos dicho, es sencillo que tengas más dudas sobre la sal marina, aunque siempre puede haberse quedado algo poco claro, por lo que te invitamos a que nos lo cuentes.

Deja una respuesta