27 marzo, 2014

La Comunidad de Madrid es la segunda en mayor renta por habitante de España y la región número 25 en prosperidad europea.

Se trata de un territorio muy irregular y con grandes diferencias entre zonas. Las más ricas son la zona norte, la Sierra de Guadarrama y su extensión hasta Segovia.

Paulatinamente, esta comunidad ha registrado un aumento del consumo privado y de la vivienda, destacando el fenómeno de la inmigración.

La Comunidad de Madrid no es solo el motor económico de España, sino que es un lugar privilegiado del conjunto nacional, siendo una de las regiones más prósperas, dinámicas, tecnológicas, ágiles y competitivas de todo el ámbito europeo. Gran parte de su éxito reside en su marcada vocación y apertura internacional, camino en el que sigue avanzando, gracias a la actuación de las empresas que realizan su labor en el territorio.

Nuestro objetivo desde Empresas Madrid es prestar atención a la posición de las empresas madrileñas, especialmente las PYMES, y a los instrumentos de apoyo existente en el ámbito nacional e internacional, analizando las posibles mejores en las políticas públicas e impulsar las ya existentes.

A pesar del optimista panorama, a Madrid le queda mucho por avanzar y progresar para ver incrementado su grado de internacionalización, que hasta la fecha la ha llevado a ser la segunda exportadora de bienes del país en lo que se refiere a los sectores primario y secundario. El sector servicios tiene muchas más presencia dentro de la región que en el ámbito internacional, donde su análisis aquí es inexistente hasta la fecha.

El motivo del éxito de nuestra comunidad central se debe a su grado de evolución en atracción de inversiones, mercancías, capitales, tecnología y recursos humanos, la creación de empleo, la ubicación estratégica en la que se encuentra, que facilita la comunicación con todo el resto del territorio peninsular, su red de infraestructuras y su apuesta por la innovación.

Uno de los problemas a la hora de analizar la relevancia de una empresa en el extranjero, es que el análisis se ha dirigido exclusivamente al número de ventas y transacciones realizadas con el exterior. Sin embargo, son muchas variables las que se pueden incorporar a este estudio, como las investigaciones conjuntos con universidades extranjeras, la contratación de personal especializado proveniente de otros países o el impulso del manejo y aprendizaje de idiomas para eliminar barreras idiomáticas y culturales.

Nuestro objetivo primordial con esta publicación será por tanto analizar el papel de las empresas grandes, medianas y pequeñas, el peso y la ayuda o entorpecimiento de las instituciones, su eficiencia, posibilidades de mejora y, especialmente las cuestiones referentes a la financiación y las restricciones presupuestarias, teniendo como finalidad aumentar la competitividad de las empresas madrileñas, su inversión en I+D, mejorar su fiscalidad, otorgarles y apoyo y fomentar la internacionalización.

Deja una respuesta