Ventanas: elementos ineludibles para el cuidado de nuestra calidad de vida

17 septiembre, 2021
Ventanas: elementos ineludibles para el cuidado de nuestra calidad de vida

Una de las peores sensaciones que puede experimentar el ser humano es la de vivir constantemente bajo el yugo del ruido. Existen pocas sensaciones que sean peores que esta. Y la verdad es que este tipo de situaciones afecta cada vez a un mayor grupo de personas, sobre todo teniendo en cuenta que se ha seguido produciendo un éxodo desde los pueblos a las ciudades, que es donde suele concentrarse la mayor cantidad de ruido. Como seguro que ya os imagináis, Madrid es una de las que más sufre este problema. Y lo hace desde hace mucho tiempo.

Los efectos que puede tener el ruido en el día a día de la gente pueden ser de lo más perversos. Son muchos los estudios que han demostrado que este es uno de los principales causantes de males como lo pueden ser la ansiedad o la depresión, que tienen un aumento de incidencia entre la población española y que, desde luego, complican mucho la vida tal y como la conocemos. Y bastantes problemas tenemos ya como para tener que asumir uno más, que es el que se puede derivar de una situación y de un contexto como del que venimos hablando.

Como os comentábamos, Madrid es una de las ciudades que peor fama tiene en este sentido por motivos obvios. Y tal y como apunta una noticia publicada por el diario ABC, en la capital de España, lo que más molesta son los gritos de la calle (en concreto, al 37% de la población es esto lo que más les incomoda). Según apunta la noticia, son más de 9 los millones de personas que soportan ruidos superiores a los 65 decibelios, que es el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud y que, como veis, muchas veces sobrepasamos.

Otra noticia, en este caso publicada en la web de El Mundo, aseguraba que Madrid es la segunda ciudad más ruidosa de Europa, lo que no habla precisamente bien acerca de la calidad de vida en nuestra ciudad de referencia a nivel nacional. Aunque es algo que todo el mundo sabía y que a nadie le extraña, conocer un dato como del que os acabamos de hablar es algo que ciertamente nos causa sensación y, desde luego, es algo que tenemos que usar para generar autocritica y ser conscientes de que tenemos mucho margen de mejora en lo que respecta a este asunto.

Por suerte, hay una manera de combatir los ruidos que se cuelan en nuestro hogar si vivimos en una gran ciudad como Madrid. Apostar por las ventanas que nos permitan aislarnos de ese ruido y, de paso, del calor que reina ahora mismo en la capital de España es un alivio de los grandes. Los profesionales de Replus, fábrica de perfiles de PVC y ventanas de PVC Passivhaus, nos han informado de que el aumento de pedidos de ventanas de PVC procedente de familias de la capital ha sido tremendo, mucho más grande de lo que cabía esperar en un principio.

Una mejora sustancial de la calidad de vida

Parece mentira que, con cambios tan simples, nuestra vida dé un cambio tan grande. Y es que no es para menos. El hecho de mantenernos a salvo de todo tipo de ruidos procedentes de la calle y de la ciudad en la que residimos es una de las cuestiones que nos permite ganar en tranquilidad, algo que juega un papel relevante a la hora de cuidar de nuestra salud y de la de aquellas personas que tenemos a nuestro alrededor y que tanto significan para todos y cada uno de nosotros y nosotras.

La vida es demasiado corta como para andar continuamente sufriendo incomodidades por cualquier cosa. Por eso, prevenir todos esos problemas es algo que debemos tener en cuenta siempre y que va a jugar un papel bastante interesante a la hora de potenciar nuestro disfrute, nuestra vida y nuestro ocio. La felicidad se alcanza gracias a pequeños detalles y lo lógico es luchar por cada uno de ellos para no dejar esa felicidad nuestra en manos del azar. Ese es un peligro del que todos y todas, si lo asumimos, tarde o temprano terminamos arrepintiéndonos.

El ruido se ha convertido en un molesto compañero de vida para una gran cantidad de personas en el mundo en el que nos movemos en la actualidad. Es una pena que así sea, pero la realidad es la que es y no podemos negarla, hay que combatirla para construir una mejor. Y, por muy simple que parezca, un cambio en nuestras ventanas nos puede proporcionar precisamente ese tipo de cuestiones. La verdad es que es algo que merece la pena y que no podemos dejar de lado. Llegará un momento en el que no nos lo perdonaremos.

Deja una respuesta